Los borrachuelos eran mi debilidad en Navidad. Mi madre los preparaba al menos dos veces una de ellas na mas empezar el mes de diciembre.

Recuerdo recipientes grandes llenos de borrachuelos en casa y preparar algunas fiambreras para repartir. Porque cuando mi madre hacía borrachuelos HACÍA MUUUUCHOS. Los días de fiesta, que ya no había cole, nos levantábamos y rebuscamos por todos los muebles hasta dar con el alijo de este dulce tan típico por aquí y, como decía el anuncio del chocolate, se acaba… ¿por qué se acaba?…

Aquí os pongo la receta de mi madre que hoy hago yo por primera vez a ver como me salen.

Ingredientes:

  • 1 Vaso de Aceite de Girasol
  • 1 Cucharadita de matalahuga
  • Media cucharadita de ajonjolí
  • 1 Vaso de zumo de naranja amarga recién exprimida
  • 1 Vaso de vino dulce o blanco pero que sea bueno
  • 1 pizca de sal y otra de bicarbonato
  • Harina (la cantidad que admita)
  • Miel

Elaboración:

  1. Poner al fuego un recipiente con un vaso de aceite, una vez esté caliente se retira del fuego y se añade la cucharadita de matalahuga y la media de ajonjolí. Cuidado que no se quemen.
  2. Cuando pierda un poco de calor se le añade el vaso de zumo de naranja y el vaso de vino, se revuelve un poco y se agrega la pizca de sal y el bicarbonato. Se mezcla bien todo el líquido.
  3. Con la preparación anterior aún caliente, se empieza a añadir harina, primero en el recipiente que estemos utilizando hasta que ya no se pueda manejar y pasamos la masa a la mesa, donde seguiremos añadiendo harina hasta que ya no se nos pegue en las manos. La masa debe estar bien trabajada por lo que tendremos que estar amasando en la mesa al menos 15 minutos.
  4. Hacemos una bola con la masa y la tapamos bien para que descanse de hora a hora y media, en lugar calentito.
  5. Pasado este tiempo se empiezan a hacer los borrachuelos. Éstos pueden adoptar distintas formas desde roscos hasta la forma tradicional.
  6. Para roscos se van haciendo churros con pequeñas porciones de masa y se unen sus puntas. Para los tradicionales, antes lo hacíamos estirando un trozo de masa y cortábamos en tiras y se enroscaban sobre un dedo presionando la unión. Ahora lo que hacemos es coger bolitas de masa y aplanamos con un rodillo y le damos la forma cogiendo de los laterales del círculo hasta el centro.
  7. Freir en abundante aceite caliente, pero con cuidado que no esté excesivamente caliente pues corremos el riesgo de que se quemen por fuera pero por dentro estén crudos.
  8. Cuando estén frios, se pone en un perol miel y un poquitín de aceite (para evitar que se queden luego los dulces), cuando la miel empiece a espumar se retira del fuego y se van pasando los borrachuelos por tandas. Si falta miel, pues repetimos la operación hasta terminar de enmelar los borrachuelos.
  9. Conforme van pasando a la fuente se van poniendo unos anisillos pero sin pasarnos.

Así preparamos los borrachuelos en casa. Lo mejor, que los niños una vez hecha la masa, pueden ayudar o, por lo menos estar entretenidos con un trozo que les dejemos para jugar. Espero que os gusten.

Quizás también te interese:

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario