Este dulce es típico de Jimena de la Frontera, aunque también tiene mucha tradición en Los Barrios, de hecho la Confitería La Plata lo hace cada año. Se suele hacer en Navidad aunque también lo puedes encontrar en Cuaresma. Supongo que, por sus ingredientes, tiene su origen en la cocina árabe.

La primera vez que lo hice fue con mi abuela Manuela. Lo hicimos sin tener mucha idea, sólo contábamos con los recuerdos que ella tenía de haberlo visto hacer a su madre. Preparamos la masa, hicimos los churros y los freimos, los cortamos y a la hora de hacer el piñonate, no había Dios que hiciera que cuajara… así estuvimos toooda la tarde hasta que a las 11 de la noche lo dejamos por imposible y, resultó que cuando la miel cuajó fue cuando se pudieron sacar de los moldes los piñontes. Esta elaboración se convirtió en la anécdota de cada Navidad. Nos reíamos un montón recordando a mi abuela partiéndose la cabeza preguntándose por qué no cuajaba el dichoso piñonate… Así que esta receta va por ella.

He estado buscando en Internet y he encontrado una receta muy parecida a la que preparaba mi abuela en la siguiente dirección: http://pinonate.mochis.es/

Así cocino el piñonate,

Ingredientes:

Masa:

  • 2 huevos. Cortas la punta de uno y este servirá de medida.
  • 1 medida de huevo de anís
  • 2 medidas de aceite oliva
  • 1/2 kilo de harina de trigo y un poquito más.

Especias:

  • 1 puñadito de ajonjolí
  • 1 puñadito de sésamo
  • 1 puñado de almendras
  • la piel de una naranja
  • 1 puñadito de canela molida
  • 1 puñadito de piñones
  • 800 grs de miel
  • Aceite de girasol, el necesario para freir.

Elaboración:

1. Se prepara la masa, batiendo los ingredientes líquidos (huevos, anís y aceite). Una vez batidos, se va incorporando el harina, yo la suelo tamizar. Primero se mezcla con una cuchara y después con las manos. Se va incorporando harina hasta conseguir que la masa no se pegue en las manos. No debe quedar una masa dura.

 2. Cuando tengamos la masa en el punto deseado se envuelve en un paño limpio y se deja reposar como mínimo 2 horas.  Pasado el tiempo, se amasa un poco (si se pega en las manos pon un poco de aceite en ellas). Se van tomando pequeñas porciones de masa y se van haciendo los churros. No deben quedar muy gordos.

3. Se fríen en aceite de girasol.
4. Cuando los churros se puedan coger con las manos, se van desmigando.
5. Ahora toca preparar las especias. Se pasan un poco por la sartén para tostarlas un poco. La piel de naranja se tuesta bien para que se seque. Se pasan por el molinillo, individualmente, para dejarlas bien finitas. Se vuelcan sobre las migas de los churros.

 


6. Ahora la miel, se pone a hervir hasta conseguir el punto de bola. Tienes que ser paciente pues tarda un rato.

7. Vertemos la miel sobre todos los ingredientes y se mezcla bien. Que llegue la miel y las especias a todos lados. Por cierto, no mezcles las especias con los churros antes de echar la miel.

8.  Se toman unos moldes, se aconsejan que sean de madera y cuadrados, aunque puede servir cualquier molde redondo, o cuadrado, lo importante es poner un poquitín de aceite de girasol para que no se pegue la miel.

9. Se pone un poco de la preparación en cada molde y se aplasta bien para que quede bien compacto. Cuando haya cuajado, la miel se haya enfriado y haya tomado la forma del molde, se adorna con bolitas de caramelos de colores, con almendras, con piñones… lo que la imaginación te pida.

No puedo decir mas, está buenísimo. No dejar de probar esta delicia de la gastronomía del Campo de Gibraltar. Ya veis que es fácil de hacer. Es mas laborioso que complicado.

[adsense_id=”1″]

Quizás también te interese:

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario