En casa nos gusta el cuchareo, así que al menos cinco veces por semana se come “comida caliente” como dice mi madre. Se hacen dos o tres potajes, puchero, estofados, así que, como os imaginareis nos gusta mas la comida de invierno.

Me he dado cuenta que he puesto en el blog el potaje de lentejas y el potaje de garbanzos pero se me había olvidado poner el de habichuelas, alubias, judías… en fin como llaméis a esta legumbre. Así cocino el potaje de habichuelas.

Al igual que el potaje de garbanzos, tengo una receta base, que pretende cocinar la habichuelas y después hago las variaciones sobre esta receta que mas nos gustan.

Para el potaje de habichuelas viudas, necesitaremos los siguientes, Ingredientes:

  • 500 gr de habichuelas (remojadas del día anterior o congeladas).
  • 1 cebolla mediana cortada bien pequeña
  • 2 dientes de ajo picado muy pequeño
  • 1 pimiento rojo en cuadrados, lo has adivinado, pequeños también.
  • 1 tomate maduro de tamaño mediano (opcional).
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Se puede partir de dos formas diferentes.

Todo en crudo: Se ponen todos los ingredientes en una olla y se cubre con agua. Esperar que se hagan las habichuelas.

Con refrito: De esta forma es como yo lo hago.

  1. En la olla donde voy a hacer el potaje, refrío la verdura. Primero la cebolla y los ajos, a los que añado un poco de sal. Le doy dos vueltas con la cuchara de madera y enseguida le agrego el pimiento y el tomate (si he optado por ponerlo).
  2. Cuando la Cebolla empiece a dorarse, pongo las habichuelas y el agua. Añado sal, pimienta y la hoja de laurel.
  3. En cuanto a la cantidad de agua, yo pongo menos de la que al final quiera que tenga, pues soy de las que le rompo el hervor tres veces para que no se les caiga la piel (cuando empiezan a hervir le echo un poco de agua fría y así hasta dos veces más).
  4. Si es necesario espumo el caldo, bajo el fuego y espero a que estén blandas.

Bueno, pues, ya tenemos las habichuelas viudas. Por cierto, si observas que el caldo no está muy espeso, coges unas cuantas alubias y las aplastas devolviéndolas de nuevo a la olla, eso hará engordar el caldo.

Que te apetece unas habichuelas con almejas:

En una sartén abres las almejas (como 1/4 kilo). Poner un poco de aceite y ajo. Cuando este empiece a dorarse, añadir las almejas y esperar a que se abran. En cuanto esto suceda, se pone un puñadito de perejil picado, dar unas vueltas y enseguida se echan al potaje anterior. Se deja unos minutos junto con las habichuelas (no muchos para que las almejas resulten muy secas) y listo.

Aquí hay que tener cuidado con la cantidad de sal, pues la almejas son saladas así que ojo.

Si quieres habichuelas con morcilla y chorizo:

Puedes hacerlo de dos formas:

Las añades desde el principio o las añades 10 minutos antes de apartar el potaje, de esta forma sueltan menos grasa.

Si las quieres habichuelas con verduras:

En el momento de refreir la verdura base puedes añadir al refrito, zanahoria en cuadritos pequeños, puerro y otras que os gusten y se continúa por el punto 2.

Si lo que te apetece son habichuelas con arroz:

Unos 20 minutos antes de terminar de hacerse el potaje se añade un puñadito de arroz y unas patatas cortadas en cubos medianos. A mi me gusta añadirle un poco de azafrán.

[adsense_id=”1″]

Quizás también te interese:

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario